Búsqueda de blogs

Alimentación canina: ¡Todas las claves! Parte II

Publicado17/10/2020

Seguimos hablando de alimentación canina para intentar responder a vuestras dudas. Puedes echar un ojo a la primera parte donde además hablamos de alimentación canina según la edad del perro.

Con Almudena Sánchez Martín, Veterinaria licenciada por la Universidad Complutense de Madrid (Nº colegiada 4711), también hablamos de otro tipo de alimentación complementaria a la dieta de nuestros perros (o no) y cómo enriquecer la alimentación de nuestros peludos.

Comida humana para nuestros perritos ¿Sí o no?

Aquí sin duda aplicamos la lógica. Por mucho que nos ponga ojitos ¡no vamos a darle un plato de lentejas a nuestro perro, con especias, sal y todo lo que le vayamos a añadir!

Los perros son principalmente carnívoros, así que si queréis darles un capricho que les haga salir de la rutina de su comida diaria, un trozo de pechuga de pavo o de filete de ternera les alegrará el día. ¡Para ellos es un auténtico manjar y tú podrás estar tranquilo porque es súper sano para ellos!

“Muchas veces, incluso nosotros como profesionales, recomendamos alimentos nuestros para tratar algunas patologías (por ejemplo, dieta astringente o dieta blanda)”

Pero, lo mejor es consultar siempre al veterinario porque, en ocasiones pensamos en pollo con arroz para una diarrea, pero puede que justo en ese momento, el intestino del perro no vaya a tolerar ni absorber adecuadamente el almidón que lleva el arroz.

Otros alimentos “humanos” para enriquecer el día a día de tu perro

Apuesta por frutas y verduras, como manzana, pera, sandía, pepino o zanahoria. Les mantendrán hidratados, les aportan minerales ¡y les chiflan! Y además se entretienen mordisqueándolas y eso les ayuda a limpiar los dientes por tracción mecánica.

TIP: Es importante que, si queremos mimar a nuestro perro compartiendo con él algo de nuestra comida, lo hagamos con mesura. Los perros tienen unas necesidades nutricionales distintas a las nuestras, por eso las marcas de alimentación canina formulan sus piensos o comida húmeda para que le aporten al perro exactamente los nutrientes que necesita. Si nosotros nos pasamos dándole de nuestra comida, es posible que le siente mal o incluso se ponga enfermo por exceso de grasa o proteína.

Comida húmeda o en grano ¿Alternamos?

Para la alimentación canina existen en el mercado alimentación húmeda (las típicas latas) y alimentación seca (el pienso). En ambos casos y con carácter general, se trata de alimentación completa para el perro, es decir, que de ese alimento el perro obtiene todos los nutrientes que necesita y no es necesario complementarlo. Sin embargo, la comida húmeda tiene sus desventajas. Os contamos un poquito más.

Siempre son aconsejables alimentos que les haga masticar y desgarrar, salvo excepciones puntuales como que tu perro tenga la dentadura muy mal. No podemos olvidar que tenemos animales carnívoros en casa, con unas estupendas muelas carniceras para utilizar y triturar.

Muchas personas mojan el pienso porque creen que les cuesta comérselo ¡error!

Si no se lo comen, lo que puede estar pasando es que:

  1. El tamaño de la croqueta no sea el adecuado.
  2. No les guste el sabor.
  3. Simplemente te estén echando un pulso, por ejemplo, si les das con frecuencia de tu comida. Esto suele ser muy habitual.

Pero si la salud del animal es la adecuada, hasta el chihuahua más diminuto tiene una boca diseñada para desgarrar y triturar la comida con lo cual siempre se aconseja que el total o la gran mayoría de su dieta sea masticable.

Hay que tener en cuenta que, con la comida húmeda, las heces salen más blandas, hay peor aliento, peores digestiones y la boca tiende más a la formación de sarro con los consecuentes problemas dentales.

Por eso, Almudena recomienda la comida húmeda como un apoyo o una fracción de su dieta, pero no en totalidad. Verlo como un enriquecimiento de su ración y una alegría puntual para tu perrito.

Dieta Barf: ¿qué es, en qué consiste?

Almudena lo tiene claro, la dieta Barf es otra buena opción de alimentación canina, que se basa en la administración de huesos carnosos y carnes magras como base fundamental de la dieta, aunque también aportan vegetales/verduras y un escaso porcentaje de fruta.

Además, admite un mínimo porcentaje de yogurt y aceite de pescado, entre otros componentes.

La dieta Barf no es excesivamente complicada de seguir y cada vez existen más empresas que la proporcionan y te dan las instrucciones para alimentar a tu perro correctamente. No obstante, es evidente que no es tan sencillo como alimentar a tu perro con pienso (hay que comprar la carne cruda, congelarla, aprender a hacer las combinaciones adecuadas, etc.), así que si te animas con la dieta Barf te aconsejamos que te informes muy bien previamente y evalúes si puedes llevarla a cabo. Un detalle a tener en cuenta, es que necesitarán gran parte de tu congelador para almacenar la comida de tu perro.

Almudena, nos advierte además que la digestibilidad de esta dieta en ocasiones es más difícil. Lo que recomienda es que si optas por este tipo de alimentación canina ¡que pruebes! Si no le sienta bien lo notarás rápidamente.

Y tú ¿Cómo alimentas a tu perro? ¡Estamos deseando tener tu feedback! Puedes dejarnos tus dudas o comentarios en este artículo, en nuestro correo electrónico o en nuestras RRSS.

¡Te escuchamos!

Código QR

Ajustes

Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse