Búsqueda de blogs

Paseos cortos pero de calidad en cuatro pasos

Publicado16/10/2020

Desde que empezó esta locura de pandemia llevamos queriendo preparar una entrada de BLOG para hablar de la importancia de hacer un paseo de calidad con vuestro perro.

Además de nosotros, nuestros peludos también han sufrido el confinamiento, viendo sus paseos reducidos y con poca interacción con otros perros. Seguramente las salidas al campo desaparecieron y han pasado muchas horas aburridos en casa sin entender por qué.

Por eso hemos preparado un post sencillo para que tengáis algunas cosas en cuenta a la hora de bajar con vuestro perro a la calle.

Como siempre decimos, nosotras no somos expertas, pero hay mucho escrito sobre este tema por adiestradores profesionales ¡Y a nosotras nos encanta aprender!

Por eso hemos recogido las ideas básicas, le hemos añadido nuestra experiencia y esto es lo que os contamos…

1. Paseos de calidad

El paseo es uno de sus momentos favoritos porque es cuando olfatea y rastrea. Por eso dedicarle tiempo y sobre todo un tiempo de calidad es clave para conseguir que pueda desarrollar sus instintos y además “cansarse”. Y si tienes un perro muy activo, con más razón.

En cuanto a tiempo de calidad nos referimos a estar por y para tu perro. Deja el móvil a un lado y concéntrate en él (sí, a todos nos cuesta). Asegúrate que olfatea tanto como quiere, no tengas prisa ni tires de la correa cuando lo está haciendo.

¡Es su forma de conocer el mundo!

Lo ideal es hacer paseos largos donde nuestro perro pueda trabajar el olfato, correr, jugar e interacciones con otros perros. Al menos uno de los paseos del día.

Sea como sea de largo el paseo, ese ratito es suyo ¡Así que déjale disfrutar!

TIP: Menos pipi can y apuesta por la correa larga.

Llevar al perro de vez en cuando al pipi can no es mala idea. Sí lo es cuando todos sus paseos son ahí. En este tipo de recintos hay todo tipo de perros, muchos seguramente reactivos. Trabajar la calma con tu peludo es clave para que tenga un paseo de calidad. Además de el olfato en el que siempre insistimos.

Además, como os comentaremos más adelante, es interesante variar de sitio de vez en cuando para que sea nuevo e interesante para él.

A. Correa larga

Antes de recomendaros la correa larga recomendaros aprender a manejarla. En el paseo es muy importante ir seguro con la correa y trasmitir esa seguridad al perro. El educador y adiestrador profesional RAFA CAL ESTRELA @hablaconellosec lo cuenta muy bien. ¡Échale un ojo!

La correa larga se utiliza sobre todo cuando no puedes soltarle (ya sea por el horario o por el tipo de perro) y quieres que olfatee como es debido.

La correa larga hará que lo mantengas“a raya” pero a la vez podrá caminar e investigar.

Correa larga según el tipo perro:

  • Lo que se suele recomendar es 3 metros de correa para los perros tranquilos.
  • Cinco metros para los que son “algo nerviosos” .
  • Hasta 10 metros para los que necesiten mucha actividad. Eso sí, sobre todo en este caso debes estar muy pendiente de él para que no se enrede con otros perros o la propia correa pueda hacerle daño.

B. Collar o arnés

La elección entre uno y otro la va a condicionar el tipo de perro que tengas. Te damos algunos tips:

  • En general recomendamos collar siempre que el perro vaya tranquilo. Nos parece que van más cómodos que con un arnés.
  • Perros pequeños ya adultos mejor con arnés, no por el cuello que su musculatura lo aguanta bien. El motivo es la tráquea que es más frágil y si tiran mucho puede con el tiempo acabe afectada.
¡Ojo! no vale ponerle arnés para poder cogerle en volandas cuando uno quiera (lo típico de tirar de la correa y cogerle). El perro aunque sea pequeño o toy tiene que aprender a relacionarse con otros perros y poder tomar sus decisiones. Si percibe que a la mínima puede salir volando a los brazos de su dueño le quitas autonomía y capacidad de decisión. Esto también lo detallamos un poquito más abajo.
  • Cachorros, mejor collar ya que ayudará a que se les eduque mejor.
  • Según las razas . El teckel por ejemplo se dice que es mejor que vaya con collar.

2. Paseo de Ciudad o paseo de parque

Está genial que nuestro perro tenga un lugar de referencia, su parque. Ese sitio en el que conozca al resto de los perros y donde se sienta a gusto. Pero es igual de importante que al menos 1 o 2 veces por semana le lleves a dar otro tipo de paseos. Ya sea urbanos (donde seguramente se exponga a diferentes ruidos y olores) o a otros parques donde disfrute de nuevos perros y nuevas personas. Esto te ayudará sobre todo cuando te tengas que irte de viaje y cambies de ciudad. Tu perro sabrá adaptarse a cualquier situación.

3. Además de andar, saber estar

Se identifica el paseo de los perros con andar, andar y andar.

También es importante que tu perro sea capaz de estar, simplemente. De quedaros tranquilos “viendo la vida pasar” sin que se ponga nervioso, ladre a todo el que pase o tire en dirección a casa. Trabaja también los momentos de tranquilidad juntos. Puedes aprovechar para darle un buen masaje o premiarle con alguna chuche.

Con 10 minutos de calma para que aprenda a quedarse tranquilo, donde tú quieras es suficiente.

Y en silencio…

Si tú también eres de esos que les va dando indicaciones constantes al peludo (o directamente “contándole tu vida”), ve pensando en trabajar el silencio. ¡Ellos no nos entienden! (aunque a veces parezca que sí jeje). Dale las ordenes que quieras como NO, PARA, AQUÍ, JUNTO.

Sabemos que esto es difícil porque lo hacemos todos, pero por lo menos durante el paseo, y sobre todo cuando quieras trabajar con él, dale las órdenes claras.

Si estás todo el rato hablándole, al final no escuchará cuando realmente quieras conseguir algo de él.

4. En el paseo debes evitar…

Algo que suele pasar con los perros pequeños, y aparentemente vulnerables, (como los chihuahuas, yorkies o caniches) es que tengas la tentación de sacarles a la calle cogidos. O cogerlos ante situaciones que tu consideres peligrosas, como es la interacción con otros perros.

Los perros necesitan esa relación entre ellos. Olerse, conocerse ¡incluso retarse! 

Si tiendes a sobre protegerle puede que le causes más nervios y estrés que otra cosa y con ello pierdan la capacidad de resolver según qué situaciones.

Es diferente cuando se trata de un perro mayor o enfermo. En ese caso puedes llevar un bolso de paseo incluso un carrito, (sobre todo si se trata de perritos enfermos). Esto hará que puedan disfrutar de la calle y el parque, pero sin cansarse demasiado.

¡Algo que os ayudará a ambos!

▶︎ ¿Y qué pasa con los cachorros? Educar al cachorro también durante el paseo es muy importante para que empiece a coger hábitos que luego os faciliten el vínculo y la convivencia.

En esta entrada de blog y en esta otra, os hablamos de la importancia de la interacción desde cachorro con otros perros, para que socialice correctamente desde el principio.

Y tú ¿Nos cuentas cómo sueles pasear con tu perro?

¡Queremos escuchar vuestras historias!

Código QR

Ajustes

Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse