Búsqueda de blogs

Alimentación canina: ¡Todas las claves! (Parte I)

Publicado16/10/2020

A través del blog os intentamos trasladar las dudas que no transmitís en tienda, los debates que se generan en el parque y todo ese contenido útil para mejorar la salud y la calidad de vida de tu perrito. Por eso os hemos preparados dos entradas muy completas para hablar de alimentación canina.

¿Tienes clara la formula que mejor le va a tu peludo? Almudena Sánchez Martín Veterinaria licenciada por la Universidad Complutense de Madrid (Nºcolegiada 4711), nos da algunos tips que tenemos que tener en cuenta según el tipo de perro que tengamos.

¡Vamos con la primera parte!

Cachorro, adulto, anciano: La mejor edad para cada edad.

Las necesidades en cada momento de la vida de un perro son muy diferentes por eso es muy importante ir haciendo el cambio de alimentación canina según su crecimiento. Hacerlo bien evitará posibles trastornos en nuestros perritos.

Cachorro: Proteínas de buena calidad

Para un perro joven (cachorro hasta la madurez) es muy importante mirar que el aporte de proteínas sea de buena calidad porque durante los primeros meses experimentan un crecimiento rápido y les va a ayudar al desarrollo muscular, de sus órganos internos y a su sistema inmunitario. La grasa de la ración les va a aportar energía junto a los hidratos de carbono

Los niveles de grasa no deben ser excesivos o empezarán a desarrollar problemas hepáticos pronto. Por eso se aconseja alrededor del 20% de grasa.

Otro punto importante en la alimentación canina en perros jóvenes son las vitaminas (complejo B para el desarrollo neurológico) y minerales (calcio).

TIP: ¡Ojo! Hay una falsa creencia entre propietarios e incluso, criadores, de la necesidad de suplementar con complejos vitamínicos o de calcio a los cachorros causando en muchas ocasiones el efecto contrario, es decir, enfermedades óseas por exceso de acumulación cálcica o incluso intoxicaciones por exceso de vitaminas. Nunca hay que dar complejos de este tipo sin supervisión veterinaria para evitar problemas de desarrollo de nuestras mascotas.

Edad adulta: El momento determinará su alimentación

En la fase adulta, hay muchas variaciones en la alimentación canina en función de ciertos momentos fisiológicos:

  1. El embarazo. En este momento, las futuras mamás necesitarán comidas muy parecidas a las de los cachorros, es decir, ricas en grasas y proteínas.
  2. Con la aparición de ciertas patologías, por ejemplo, en diabetes en los que se dan alimentos ricos en fibras (sobre todo de tipo vegetal, como ciertas frutas y cereales) que ayudan a controlar los niveles de azúcar en sangre evitando carbohidratos y alimentos muy grasos ya que su páncreas no funciona muy bien;
  3. Mascotas alérgicas que necesitan de una fuente proteica de alta digestibilidad.

Además en perros adultos, en lo que nos tenemos que fijar es sobre todo en los niveles de proteínas según las necesidades de nuestras mascotas. Si son perros con mucha actividad, necesitarán más proteínas para cuidar su musculatura mientras dure esta actividad. Pero si nuestro peludo es un perro casero con una vida sedentaria, no debemos dar comidas excesivamente ricas en proteínas ni en grasas. Así evitamos problemas renales y de obesidad.

Los viejitos: ¡Ojo con las grasas!

En el caso de los ancianos, sus necesidades de grasa disminuyen con la edad al irse reduciendo su actividad física y su metabolismo, quemando menos calorías diarias. Si no cuidamos la grasa que les damos, tendremos ancianos con sobrepeso, que predispone a patologías cardíacas, circulatorias ¡y a la diabetes!

Normalmente, si disminuimos la grasa de su ración diaria, aumentamos la fibra y de esta manera lo que comen les sacia más y favorece el tránsito intestinal que también se va ralentizando con los años.

Los piensos para perros senior, suelen venir enriquecidos con aportes de vitamina C que mantienen sus neuronas en forma, intentando retrasar problemas de disfunción cognitiva (desorientación, mal genio, ladridos, insomnio…).

Edades perrunas: ¡Un cambio progresivo!

El destete normalmente se hace al mes y medio a dos meses de edad del cachorro. En este momento, la inmunidad materna que tiene fruto de la lactación, empieza a disminuir y la alimentación del cachorro junto con el plan de vacunación adecuado, estimula el sistema inmunitario del perro.

  • De cachorro a adulto depende de la raza que sean. Perros de talla mini (yorkshire, chihuahua, caniche toy...) pueden empezar la transición al pienso de adultos en torno a los 9 a 10 meses, sobre todo si han pasado por el proceso de esterilización.
  • Los perros de talla mediana (border collie, cocker...) se suele esperar a cumplir el año de edad.
  • Los de razas grandes (gran danés, terranovas, mastines...) se aconseja hacer el cambio a pienso de adulto en torno al año y medio a dos años de edad, ya que sus líneas de crecimiento óseo cierran más tarde y su desarrollo muscular y articular necesita más tiempo de maduración.

La transición: Evita que sea un cambio brusco

Nunca hay que hacer cambios bruscos en la alimentación canina, sobre todo si se trata de cambios grandes (cambiar el tipo de pienso, cambiar de pienso a comida barf...)

Si hacemos grandes cambios de un día para otro, las microvellosidades intestinales no podrán absorber de forma eficiente los nutrientes y pueden empezar a aparecer diarreas que en ocasiones. Esto nos impacienta aún más porque queremos verles bien cuanto antes ¿qué solemos hacer? Cambiamos de nuevo la alimentación ¡Y vuelta a empezar!

TIP: Lo ideal es mezclar durante varios días las dos dietas, la que se le está dando y a la que le quieres cambiar de forma que vaya aumentando la dosis de la que le quieres dar conforme pasen los días y así hacer el paso gradual dando ese margen al intestino a adaptarse al cambio.

¿Y que hay de los premios?

Las chuches o premios son muy beneficiosas, sobre todo a la hora de educar/adiestrar a nuestras mascotas e incluso, para otras muchas funciones: a la hora de ir al veterinario, cuando dejamos a nuestro peludo solito en casa, en el momento de dar medicaciones...

“El problema es cuando nos dejamos llevar y la golosina la damos sin función alguna creando una ansiedad al perro por los premios, que los demanda a toda hora”

Hay una gran variedad de premios: veganos, light, grain free, liofilizados; articulares, dentales… Así, no sólo cumplen su función de golosina sino que nos ayudan a cuidar perros en tratamiento para obesidad, diabetes, artrósicos...

TIP: Prohibidas todo tipo de bollería industrial, ni azúcar, ni chocolate...

Hablamos también con nuestra compañera Anais, que además de ser nuestra peluquera de Castelló, es adiestradora canina a través de su empresa Wikidog, y nos cuenta que para los procesos de aprendizaje es necesario utilizar un refuerzo positivo, ya sea una chuche o el juego, en función de lo que para el perro sea más estimulante.

“Las Salchichas son muy cómodas y a ellos les encantan, pero no es el mejor alimento si vamos a abusar de ellas”.

En el post de 5 consejos para educar a tu cachorro de 10 os contamos un poco más algunos tipos para educar a los cachorros incluyendo las chuches.

TIP: En Mascocoutique tenemos además carne deshidratada que está muy bien para trabajar con nuestros perros. Pero también tienes la opción de cocer pollo, hígado o alguna proteína de calidad para partirla en trocitos y utilizarla como premio.

¡Échale un ojo a estos artículos!: Recipiente para pienso, comedero y recipiente para viaje.

Y tú ¿tienes claro el tipo de alimentación que mejor le va a tu perro? En la siguiente entrada de blog, seguimos hablando de alimentación canina y de cómo hacer que uno de sus momentos favoritos del día sea especial y diferente sin dañar su salud.

Código QR

Ajustes

Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse